Un mesonero en Venezuela que es anti-comunista le toca atender a un
cubano revolucionario, uno de los muchos que últimamente están en
Venezuela .
El castrista se sienta y grita:’¡Camarero! ¡¡Camarero…!!’
El mesonero contesta: -‘Disculpe, aquí en Venezuela no se le llama
camarero, se le llama mesonero.’
‘Está bien, discúlpame mesonero, ¿me puedes traer una gaseosa?’
-‘Aquí en Venezuela no se le llama gaseosa, se le llama refresco.’
‘Bien…Tráeme un refresco y un bocadillo de jamón.’
‘Aquí no hacemos bocadillos; hacemos sándwiches.’
El castrista, ya encabronado le pregunta: ‘Discúlpame mesonero, y…
¿cómo se les llama aquí a los hijos de puta?’
-‘No se les llama señor……… ¡Vienen solitos por Cubana de Aviación!’