Bogota, Colombia…donde los ciudadanos somos tratados como menores de edad, a quienes se les compra con lo que él llama “la política del amor”?, que básicamente consiste en las promesas de un señor medio chiflado que llega al poder para proponer regalar el agua sin saber lo que eso cuesta, insistir en que hay que hacer crecer la ciudad hacia arriba y no hacia la periferia sin haber hecho estudios urbanísticos, repartirle marihuana a los bazuqueros para que “dejen las drogas”, y acabar un modelo de basuras que funciona para invntarse el suyo de la noche a la mañana, entre otras ideas tan “innovadoras” como ingenuas, disparatadas e irresponsables, expuestas por un alcalde que tiene un discurso segregador, pues para él están “el pueblo” y “los oligarcas”, no los ciudadanos.

Nada más cómodo para Petro que acabar convertido en un mártir. Sin duda la decisión del procurador Ordóñez es abusiva y arbitraria, pero eso es una cosa y otra muy distinta es acabar defendiendo (y compadeciendo) a quien tanto daño le ha hecho a Bogotá.

Y así es como nace un mártir Melba Escobar elpais.com.co

@melbaes

¿Quiénes son los brutos que están eligiendo esta clase de idiotas?  ¿No sería mejor que se acaben las elecciones y que solamente suban al poder los que son escogidos por un groupo pequeño que sí sepa más que los ciudadanos que son tratados como menores de edad, y a quienes se les compra con lo que él llama “la política del amor?”  Tal vez se necesita quitarle al pueblo el derecho de eligir a gente como Petro.